fbpx
Claves para una reinvención satisfactoria

CÓMO AFRONTAR TU REINVENCIÓN PROFESIONAL

Tomada la decisión y, llegado el momento, es fundamental saber cómo afrontar tu reinvención profesional. En este artículo te cuento las claves para que sea un proceso satisfactorio.

 

Teniendo 47 años como tengo, te puedes imaginar que la mayor parte de mi entorno ronda esa edad. Unos más cerca de los 40; otros incluso, por encima de los 50.

Y, por desgracia, muchos de ellos, están en paro. La mayor parte de ellos, desde hace varios meses. Pero unos cuantos, desde hace bastante más de un año ya.

Casi todos, con estudios universitarios (muchos de ellos, ingenieros) y con carreras profesionales largas y satisfactorias, sin haber estado desempleados nunca en su trayectoria. Hasta ahora.

Algunos, por desgracia, se han rendido ya y creen que no volverán a trabajar, por su edad.

Otros, siguen buscando trabajo, echan currículums casi a diario y, si hay suerte, acuden de cuando en cuando a alguna entrevista de trabajo.

Eso sí, casi nunca reciben respuesta a esa entrevista. Creo que no costaría tanto comunicar a una persona, que ha sido descartada en un proceso de selección y los motivos del descarte.

Unos pocos, que puedo contar con los dedos de una mano, de alguno que ha encontrado trabajo, con sueldos de hace 10-15 años.

Es evidente que, más de uno, se está aprovechando de la crisis, para tirar los sueldos.

Y otros, no han visto más salida que irse a trabajar fuera de España, por necesidad, no por gusto. Y, aun así, se siente afortunados por poder ganarse la vida.

Todos ellos, necesitan trabajar porque tienen hijos, casas, pagos que afrontar, comen, etc. Pero además lo necesitan, para seguir sintiéndose útiles y orgullosos de sí mismos.

 

Un trabajador sénior, es (o debería ser) capital en una empresa, por infinidad de cosas:

 

1️⃣ enorme experiencia, tanto para el desarrollo de su trabajo diario, como para ser transmisor de la misma a los que llegan por detrás.

2️⃣ facilidad a la hora de tomar decisiones.

3️⃣ gran número de contactos, algo que, como la experiencia, sólo se adquiere con los años.

 

Quizás, cuando nuestros gobernantes y la sociedad, tomen conciencia (y medidas) de lo que se está haciendo con el talento sénior, sea tarde para muchos.

Que más del 50% de los parados, sea, mes tras mes, mayor de 45 años, es algo muy doloroso, para cada una de esas personas y sus familias.

Pero, desde un punto de vista egoísta, supone ahondar en la pérdida de talento y profesionalidad de nuestras empresas y, como resultado, de nuestro país.

Mientras, a ti, que estás pasando por una situación así, como la de mis amigos, sólo te puedo decir que sigas luchando. Quizás no lo consigas. Pero podrás estar bien orgulloso de haber hecho todo lo que estaba en tu mano.

 

Ya sabes que, en los últimos tiempos se oye hablar mucho de reinvención profesional.

 

Yo misma, me he reinventado en el último año, pasando de trabajar como ingeniera de instrumentación en una multinacional, a dedicarme a la mentoría y la formación.

Puede parecer un cambio radical en mi trayectoria profesional, pero ni mucho menos: durante mis años como ingeniera, también me dedicaba a mentorizar a compañeros y a impartir formaciones dentro de la empresa.

Ahora, en lugar de dedicar una pequeña parte de mi jornada laboral a ello, lo hago a tiempo completo.

Además, desde mi época en el colegio en Orense, escribía y escribía. Me encantaba pasarme las tardes de domingo de lluvia, que antes allí eran muchas, haciéndolo, viendo la lluvia a través de la ventana de mi habitación.

Me presentaba de vez en cuando a certámenes de escritura e incluso, llegué a ganar alguno.

 

Pero la edad, la vida, el ritmo de vida más bien, me llevó a ir enterrando eso poco a poco.

 

Hasta que, tras mi despido, todo aquello volvió a surgir. Recordé lo que me gustaba escribir, imaginar, pensar, crear, …

¿Hubiera sido mejor no haber olvidado todo aquello que me apasionaba? Está claro que sí. Pero me siento afortunada de haberlo recuperado, aunque haya sido a golpe de dura, muy dura realidad.

Y, todo esto te lo cuento, para explicarte mi punto de vista sobre la reinvención profesional, si es que estás pensando en tomar ese camino, y cómo afrontar tu reinvención profesional. No creo que consista en dejar de ser ingeniera (como en mi caso) e irte a vivir al campo (que en algunos casos sea así, no lo dudo), sino en poner en valor toda tu trayectoria profesional.

En demasiadas ocasiones se plantean tanto la reinvención profesional como el emprendimiento, como solución a los males del desempleo para los mayores de 40-45 años.

Pero ni todos quieren, ni pueden, hacer ninguna de las dos cosas.

 

Si, por el contrario, eres de los que puede y quiere hacerlo, presta atención a cómo afrontar tu reinvención profesional:

 

1️⃣ recuerda lo que te apasionaba y lo que se te da bien.

2️⃣ busca en qué te diferencias, qué puedes aportar que no esté aportando el resto.

3️⃣ analiza el mercado laboral, en busca de los perfiles más demandados.

4️⃣ analiza tus fortalezas: si aún no has hecho tu DAFO, ya estás tardando.

5️⃣ haz networking.

6️⃣ abraza la digitalización y la tecnología.

7️⃣ sigue formándote: la formación no es un gasto; es una inversión en ti.

 

Construye tu reinvención alrededor de todo ello. Así, tu cambio será más satisfactorio y menos complicado.

 

Me gustaría que me contases en qué punto estás tú, qué te frena para hacerlo o, por el contrario, qué fue lo que te convenció para seguir adelante.

 

Y, si en este camino necesitas ayuda, te dejo varias opciones:

–      escríbeme un privado por Linkedin.
–     📧 tienes@enerazones.es.
–     descárgate el cuaderno de trabajo para hacer tu DAFO.