fbpx
Me reinvento, luego emprendo

ME REINVENTO, LUEGO EMPRENDO: LAURA MARTÍNEZ

ME REINVENTO, LUEGO EMPRENDO.

«Me reinvento, luego emprendo», es un rinconcito que abro para ti. 

Para que cuentes tu camino de reinvención profesional, emprendiendo.

Pero también, es tu espacio, si buscas inspiración en las historias de otros.

Porque emprender es una aventura maravillosa, pero aún lo es más, si lo haces acompañad@.

 

Laura Martínez

Laura Martínez, organizadora profesional de espacios infantiles y juveniles.

 

LAURA MARTÍNEZ, organizadora profesional de espacios infantiles y juveniles.

Hoy te presento a Laura, fundadora de Organize for Harmony (O4H).

Desde hace unos años, vive con su familia, en Suiza, donde disfruta de los majestuosos Alpes y de uno de los deportes que más le gusta, el esquí.

Licenciada en derecho, durante unos 15 años trabajó como abogada.

Con su negocio, acompaña a madres y padres en la educación de sus hijos y en hábitos de orden, desde la disciplina positiva.

Es una persona muy organizada y ordenada, amante de la formación continua y de la escritura. Le apasionan el deporte y tocar el piano.

En nuestra charla, Laura repasa su trayectoria profesional y nos cuenta qué le llevó a emprender, no una, sino dos veces y, en profesiones muy diferentes. 

Laura transmite un mensaje claro: cree en ti mismo y en tus posibilidades y rodéate de personas que puedan enriquecer tu proyecto de emprendimiento.

Espero que, como a mí, te llegue y te inspire.

 

1. Laura, cuéntanos quién eres, cómo te defines.

Soy Laura.

Estoy casada en la actualidad (y espero que hasta el final de nuestros días), con mi novio de toda la vida Soy madre de dos niñas y un niño, de 16, 14 y 11 años.

Los dos mayores ya en la adolescencia y la pequeñita casi entrando, así que, unas edades «súper divertidas» y enriquecedoras.

Me defino como una persona muy sociable, extremadamente cariñosa, con un alto nivel emocional.

También soy muy perseverante y disciplinada en todo lo que hago. Intuitiva, impulsiva y muy organizada y ordenada.

 

2. Esto último que comentas, tiene mucho que ver con la profesión a la que te dedicas ahora. ¿A qué te dedicas en la actualidad? Háblame de tu trayectoria y de cómo has llegado hasta aquí, cómo ha sido tu proceso de reinvención profesional, emprendiendo.

Hasta hace 7 años, me dedicaba a mi antigua profesión: abogada, responsable de un departamento en una multinacional en España.

En esos momentos, trasladaron a mi marido a Portugal por motivos profesionales. Dejé mi trabajo y, toda la familia, nos trasladamos allí.

Ahí comenzó la primera etapa de mi emprendimiento. Lo hice como un crecimiento personal, es decir, me dediqué a lo que a mí me apetecía, lo que me había gustado de siempre y nunca había podido hacer, por el trabajo que, hasta entonces, había tenido en la empresa.

Así que, me dediqué a tocar el piano 2 horas cada día y, al triatlón, entrenando 3 horas a diario. Además, llevaba mi casa y ayudaba a mis hijos con el cambio de idioma, de colegio, etc.

Después de un año en Portugal, decidí emprender, porque siempre me había apetecido ser mi propia jefa.

Sin embargo, por aquel entonces, no emprendí en algo que me apasionase, sino que lo hice en algo que me gustaba, relacionado con la organización de eventos.

Consistía en la venta de jamón empaquetado, cortado a cuchillo. Allí, les gusta muchísimo el jamón, pero no tienen buen jamón, porque no lo curan de manera adecuada.

Así que, organizaba eventos a los que llevaba cortadores profesionales de Extremadura, a los que yo conocía. Y vendía los sobres de jamón envasado, al vacío.

Me permitió conocer a mucha gente y estar en mi salsa, porque me encantan las relaciones personales.

Ese fue mi primer emprendimiento.

Tuve que dejarlo cuando nos trasladaron a Suiza, porque las tasas para importar jamón son altísimas y, además, sólo puedes pasar una determinada cantidad.

Empecé entonces, a pensar que tenía que hacer y estudiar algo diferente. Algo me decía que tenía que ser algo relacionado con las emociones.

Cogí un coach para trabajar mis emociones y conocer cuáles eran mis necesidades, para poder enseñar yo al resto.

A la vez, estudié un Máster en coaching, inteligencia emocional y PNL educacional, dirigido a niños.

Siempre me han gustado los niños. Creo que es el mejor público que se puede tener, por ser tan agradecidos, impulsivos y emotivos.

Un día, cuando ya había terminado el Máster, mi hijo Álvaro me dijo que porqué no me dedicaba a organizar las casas de los demás y a vivir de ello, ya que era algo que me encantaba y me apasionaba.

De hecho, siempre he sido muy organizada y ordenaba. Y me dedicaba a ello de forma personal: mi casa era mi laboratorio.

Aquello que me dijo mi hijo, me hizo reflexionar y pensar cómo era posible que yo no me hubiese dado cuenta de ello y sí lo hubiese hecho él.

Dicho y hecho: me puse a ello. Comencé a investigar por Internet. Ya conocía a muchas organizadoras profesionales, porque las seguía en las redes, pero nunca había estudiado ni me había preparado para ello.

Me puse a estudiar un curso, luego otro, a mirar tutoriales en YouTube, me compré 5 o 6 libros de orden y organización y, a partir de ahí dije: «me voy a dedicar a esto».

Hice el curso de Organiza y emprende y yo creo que ya, en la segunda sesión, en noviembre del año pasado, lancé mi proyecto.

 

3. ¿Durante todos estos años has tenido apoyo por parte de tu familia en tus proyectos de emprendimiento?

En mi caso te diré que es un sí rotundo.

De hecho, como te contaba, quien me iluminó, quien me encendió la bombilla, fue mi hijo.

Mi marido es bastante innovador, nada tradicional. Siempre, en cualquier idea loca o cualquier historia que se me ocurre, me acompaña y apoya.

El 100% de las veces ha sido él quien me ha animado y me ha dicho: «esto lo puedes hacer, sé que lo vas a hacer y lo vas a hacer muy bien».

Como ves, siempre he recibido ese apoyo incondicional.

Nunca me han cuestionado nada y siempre he tenido el apoyo de toda la familia.

 

4. ¿Cómo concilias tu trabajo como emprendedora con tu papel de madre?

Obviamente, ser emprendedora, no es fácil, nada fácil.

Mis hijos son mayores, pero nos implicamos mucho en todas sus cosas: su educación, las reuniones del colegio, la vida alrededor del mismo, etc.

Nuestros hijos saben que estamos ahí para cualquier cosa que necesiten o les surja, tienen nuestros apoyo.

Pero ellos son muy autónomos por la vida que han tenido que llevar, con cambios de colegios y de países.

Por eso, en estos momentos, no me resulta demasiado complicado el tema de la conciliación.

Sí es cierto que necesito disciplina y planificación. Porque siendo autónoma, si no las tienes, entras en la desidia, en la desorganización, la dejadez, etc.

Tenemos una planificación general que la llevamos a través del calendario común del que disponemos todos en casa. Ahí vamos volcando las cosas de cada uno, para que lo veamos el resto.

Además, tenemos una planificación no digital, en papel, para poner las actividades que son ajenas al colegio o a los trabajos: una cita médica, un partido de fútbol,…

Creo que esto es vital para cualquier familia.

 

5. Estando en Suiza, ¿cuentas, como emprendedora, con redes de apoyo? ¿Qué diferencias ves entre la forma de emprender en España y allí?

Sí que hay redes de ayuda a emprendedoras. Yo estoy en dos grupos de emprendedoras, uno de ellos de Basel, que es donde vivimos y otro, a nivel nacional.

Somos grupos de mujeres que tenemos nuestro emprendimiento, que nos ayudamos, apoyamos y damos a conocer nuestro proyecto en diferentes círculos.

Son para mujeres de cualquier nacionalidad, pero de habla hispana.

A nivel de emprendimiento de gente suiza, lo desconozco, porque no hablo alemán, de ahí el centrarme en participar en estos grupos de habla hispana.

Hay talleres, ferias, mercados,…para dar a conocer nuestros trabajos. Allí puedes plantar tu stand o un stand para varias emprendedoras.

También hay ayudas. Aunque, hasta no tener un nivel de facturación de unos 2500 francos suizos al mes, no tienes la obligación de darte de alta como autónoma.

A partir de ese nivel de ingresos, ya sí se pueden percibir ayudas a ese emprendimiento.

También tengo que decir que, si no hablas el idioma, es complejo, porque se cierran muchas puertas. Y, el idioma es muy difícil.

Mi público objetivo es español. Esa es la razón por la que, también, estoy en grupos de emprendedoras en España.

Aquí mi proyecto tiene poca cabida. Sólo lo tiene para mujeres que viven aquí pero son de habla hispana, porque la sociedad suiza es muy «para dentro», muy introvertida, te abren muy poquitas veces las puertas y la intimidad de sus hogares.

Imagina lo complicado que es, por tanto, para una organizadora profesional que tiene que entrar en una casa, tocar los objetos, prendas íntimas, cosas personales…

 

6. Volviendo al tema de tu reinvención, ¿cuáles crees que son las claves de una reinvención profesional exitosa?

Pues lo primero que te diría es tener autoconfianza, confiar en las posibilidades y aptitudes que tenemos cada uno.

Hay que hacer un gran ejercicio de aliento y motivación con uno mismo. Para eso, hay que conocerse mucho y saber cómo se mueven tus emociones y qué necesidades tienes que cubrir.

Es más, aunque no necesites emprender, un gran crecimiento personal, pasa por lo que te he dicho.

Hay que tener también una buena preparación (formación), conocer aquello sobre lo que vas a emprender.

Añadiría, también, una buena planificación, tanto previa como durante el emprendimiento, a corto, medio y largo plazo.

Por supuesto, mucha paciencia, constancia y perseverancia.

Y, cómo no, el networking, cultivar las relaciones personales a diario: conocer qué le preocupa al otro, preguntar por su familia, en qué puedes ayudar, empatizar…

 

7. Antes decías que el tema de la formación es fundamental en un emprendimiento. Tú asististe a uno de mis talleres de Linkedin. ¿Qué fue lo que te llevó a realizar esa formación y qué importancia tiene para alguien que ejerce tu profesión, tener una buena presencia en esa red?

Yo era consciente de que necesitaba un cambio en Linkedin porque yo tenía mi perfil antiguo de abogada .

 

Laura Martínez

Laura Martínez, organizadora profesional de espacios infantiles y juveniles.

 

Cuando yo empecé mi proyecto, me creé mi imagen de marca, mi Instagram y mi Facebook. Pero sabía que necesitaba un cambio de 180º en mi perfil de Linkedin.

Yo te seguía en Linkedin y vi tus conocimientos sobre esa red, cómo tenías tu perfil y cómo te manejabas allí.

El programa que ofrecías sobre darle la vuelta al perfil, me pareció tan solvente y tú tan accesible, que decidí que ese era el curso que tenía que hacer para conseguir ese cambio que necesitaba.

 

8. En cuanto a la formación reglada o no reglada, sabes que hay cierta controversia. ¿Tú que opinas?

Soy de ambas. Yo soy de formación: me gusta formarme a través de YouTube, de libros, de formación no reglada y de formación reglada.

Tengo en la actualidad 3 másteres (derecho empresarial, seguridad social y derecho del trabajo y el tercero, en coaching, inteligencia emocional y PNL educacional) reglados y muchos cursos de formación no reglada.

De hecho, en la actualidad, estoy haciendo uno con La escuela del orden, de organización profesional y holística, es decir, desde el punto de vista de las emociones.

Lo importante es lo que me ofrece esa formación y quién la imparte. Esa persona debe tener solvencia, credibilidad y me tiene que ofrecer la seguridad que busco en los cursos.

Se dice que las compras las hacemos por impulso, desde la emoción. En mi caso, las formaciones, no las compro desde el corazón, lo hago desde la cabeza, desde la reflexión. Le doy mil vueltas, investigo en chats, veo opiniones, etc.

 

9. Retomando el tema de la reinvención laboral, ¿queda algo de esa Laura abogada que ahora se refleje en todo lo que haces ?

Sí queda, claro que queda.

Más de 15 años de ejercicio de la abogacía, me sirven, por ejemplo, para afrontar esta entrevista con una facilidad de palabra que antes no tenía.

Ten en cuenta que yo pasé todos esos años poniéndome la toga y estando delante de jueces, de magistrados del tribunal superior de justicia y negociando convenios colectivos, delante de sindicatos y de comités de dirección.

Lo de hablar en público, siempre me ha acompañado.

Además, hice un curso de oratoria en el Colegio de abogados.

También me sirve tanto a la hora de realizar mis directos en Instagram como para no mostrarme nerviosa o insegura cuando tengo que plantarme delante de una cámara o de un cliente y hablarle de sus necesidades, sus emociones, de cómo tiene que hacer para abrazar el orden, ordenar su mente y su espacio.

 

10. Además de la formación, ¿qué otros pilares crees que son fundamentales a la hora de emprender?

La disciplina.

Las redes sociales son grandes herramientas que nos ayudan en nuestro emprendimiento, pero también son grandes robadoras de tiempo. Por eso planifico cuándo accedo a redes sociales, cuándo publico y cuando no, etc. Es decir, que soy muy disciplinada en esto.

No me gusta que me roben tiempo ni las redes sociales, ni las cosas que no me aportan, ni nada que no haya planificado.

Es más, me planifico tiempo para imprevistos: mi agenda no está «petada». Suelo dejarme un par de horas de margen por si surgen esos imprevistos.

Me molesta mucho que gente que no es planificada intente cambiar mi día a día. No suelo tener muchas injerencias porque soy muy estricta en ello.

Si no te planificas y eres muy disciplinada, sobre todo ahora que trabajamos tanto desde casa, pasa a ser una desidia.

Hay que ducharse y vestirse todos los días, aunque trabajemos desde casa. No se puede emprender en bata.

Si no tienes esa disciplina y no te cuidas, al final decae tu emprendimiento, porque decaes tú, que eres el motor del negocio.

Tienes que dedicarte tiempo a ti, a cosas que no sean el negocio propiamente dicho, para darle energía a ese emprendimiento.

Eso sólo se consigue con disciplina, orden, planificación y organización.

Y, ojo, que no es lo mismo orden que organización. Tú, puedes tener tu mesa en orden y sin papeles, pero tener tu día sin organizar por horas, minutos o tareas.

En cuanto a las redes sociales, como decía antes, son grandes herramientas, pero hay que intentar no obsesionarse con ellas, para que el emprendimiento no se convierta al final en estar sólo en redes sociales.

Por último, añadiría la constancia.

 

11. ¿En qué redes sociales estás, además de Linkedin?

Pues estoy muy presente en Instagram. Además, cada vez que publico allí, se publica automáticamente en Facebook.

Algo parecido a lo que hago con Linkedin, porque cada vez que escribo en esa red, se publica en Twitter.

Tengo TikTok, pero sólo subo vídeos y no estoy muy presente.

No estoy en más y soy consciente de que tengo que dedicarle más tiempo a Linkedin, porque es una red social muy potente.

Pero claro, tiempo que estoy en redes sociales, es tiempo que no dedico a mis clientes, por lo que intento equilibrar ambas cosas.

 

12. ¿Qué proyecto tienes en mente o en marcha para estos próximos meses con tu marca?

Próximamente, voy a dar un taller de orden en el trabajo.

Este mes o en diciembre, impartiré un taller de orden con niños.

Además, quiero crear mi web y mi blog porque me encanta escribir. La tengo diseñada, pero hay que «parirla» aún.

Estoy comenzando a escribir un libro.

Me voy a certificar a finales de año como educadora en disciplina positiva.

Ya sabes que mi proyecto es orden y organización, acompañando a madres y padres en la educación de sus hijos en hábitos del orden desde la disciplina positiva: cariño, respeto, los acuerdos,…Esa es la razón por la que me quiero certificar.

 

Laura Martínez

Laura Martínez, fundadora de O4H

 

13. ¿Cómo te ves con tu empresa dentro de 5 años?

Me veo feliz y realizada.

Veo que Organize for Harmony (O4H) y yo, somos un referente en cuanto a orden y organización con niños, desde el prisma de la disciplina positiva.

Y me veo también como referente para madres y padres a la hora de educar a sus hijos en hábitos de orden, desde esa disciplina positiva.

En el día a día, esto no es un camino de rosas, pero también, las pruebas me demuestran que es enriquecedor. Cuando logras algo, ves a un cliente satisfecho y te dices «esto lo he hecho yo», la satisfacción es total y absoluta.

 

14. ¿Qué le dirías a alguien que está pensando en una reinvención profesional, emprendiendo? ¿Qué consejos le darías?

Que crea en sí mismo y en sus potenciales.

Pero, antes de todo, que piense en lo que quiere ofrecer y que crea firmemente en eso, pero que analice cómo lo va a ofrecer y, sobre todo, que se pregunte porqué la gente va a elegirla a ella, es decir, qué ofreces a ese cliente objetivo que hace que se vaya contigo y no con otra persona.

Volvemos a lo de antes, una planificación y un estudio previo de ese emprendimiento.

Conoce tu emprendimiento y conócete a ti mismo.

Una vez que tengas esto, trabajo y constancia.

Y que cuente con la gente que le puede aportar a su negocio. Un emprendimiento no lo puede hacer uno solo, porque no conocemos de todo.

Hay mucha gente que sabe muchas cosas y te pueden ayudar.

He contado con gente como tú para mi perfil de Linkedin, con gente que me está enriqueciendo en disciplina positiva, en coaching, etc.

En definitiva, que cuente con personas que puedan enriquecer su negocio, pero eligiéndolas bien.

Por último, paciencia, entusiasmo y energía.

 

? Dónde puedes encontrar a Laura:

Linkedin: Laura | LinkedIn

Instagram: @organize4harmony

 

?? Si quieres participar en esta sección de entrevistas y dar visibilidad a tu proyecto, puedes contactar conmigo:

–      escríbeme un privado por Linkedin.
–     ? tienes@enerazones.es.

P.D.: para leer más sobre de emprendimiento, redes sociales, etc., sígueme en mis cuentas de Linkedin, Instagram y Pinterest.

Comparte esta entrada en tus redes sociales